Los filtros de vena cava inferior (VCI) son un implante relativamente común. Existen beneficios claros sobre su uso. Sin embargo, muchas de las personas a las que les han colocado el implante han experimentado complicaciones serias e incluso, poner en riesgo la vida. Si a usted tiene un implante de filtro de VCI en su cuerpo y asociado a esto está teniendo problemas, usted puede tener derecho a una compensación.  Contacte al Kelly Law Team para conocer sus derechos. Su consulta inicia es gratuita.  Nosotros le proveeremos una evaluación honesta y acertada de sus opciones legales, todo esto dado por un experimentado abogado de lesiones personales de Phoenix.

¿Qué es el Filtro de la Vena Cava Inferior?

La sangre viaja desde la parte inferior de su cuerpo al lado derecho de su corazón a través de la vena cava inferior y de ahí a sus pulmones donde se oxigena. Los filtros de VCI se utilizan para tratar persona que desarrollan trombosis venosa profunda (TVP) o émbolos pulmonares -coágulos de sangre- y que por alguna razón no toleran los anticoagulantes o que estos no les resolvieron el problema.  El implante consiste en una malla metálica pequeña que se coloca de manera quirúrgica en la VCI. El propósito del filtro de VCI está diseñada para capturar cualquier coágulo que puedan desprenderse en las veas profundas del cuerpo y así prevenir de que viajen y alcancen los pulmones y evitar así una catástrofe.

Historia de los problemas con los filtros de VCI

Aunque se usaban desde antes, los filtros de VCI se volvieron más comunes al final de los 70s. En 1979 por ejemplo, se realizaron 2000 implantes de VCI. Menos de 30 años después el promedio anual es de más de 167000. Algunos años después el número excedía los 250000 e incrementaban en una tasa alta. Los beneficios eran innegables sin embargo, conforme iba creciendo el uso de los filtros de VCI, también crecía los problemas asociados a este dispositivo.

En un anuncio de la Administración de Comida Y Drogas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) en el 2010 advirtió que, en los últimos 5 años, había recibido al menos mil reportes de “eventos adversos” que involucraban el uso de estos dispositivos. Un evento adverso, en el lenguaje de la FDA, es una “experiencia indeseable” relacionada al uso de un producto médico por parte del paciente. Los eventos adversos incluyen: hospitalización, discapacidad, lesiones o daño permanente e intervención quirúrgica, condiciones que ponen en riesgo la vida, así como resultados tan dramáticos y serios como la muerte.

La FDA advirtió de las complicaciones, que incluían perforación, “migración” del dispositivo, fractura del filtro, desprendimiento del dispositivo, entre otros. Luego de múltiples estudios y revisión de casos, la FDA comprobó que la más probable causa de estas complicaciones era dejar el filtro de VCI en el cuerpo del paciente por períodos de tiempo largos, aun cuando el riesgo de coágulos ha pasado. Al realizar una actualización en el 2014, la FDA reforzó este comunicado y el tiempo prolongado como causa más probable. El reporte también menciona estudios que demuestran que después de cinco años aproximadamente, la tasa de las fracturas de filtros de VCI alcanza el 40%. La FDA recomendó entonces períodos de tiempo específico para retirar el dispositivo.

Los efectos secundarios y heridas de los filtros de VCI varía, pero puede incluir los siguientes, entre otros:

  • Dolor de Pecho
  • Embolismo Pulmonar
  • Hemorragia (sangrado excesivo)
  • Problemas respiratorios
  • Infarto
  • Muerte

No existe un único tipo de filtro de VCI. Existen numerosos tipos y productores. Algunos de los productores que ya han sido mencionados en demandas son: Bard, Cook Medical, Cordis y Boston Scientific. Las demandas hasta ahora incluyen reclamos basados en negligencias, diseño defectuoso, defectos de manufactura, incumplimiento de garantía, descripción engañosa, y la no prevención de posibles riesgos.

¿Cómo puede ayudar el Kelly Law Team?

John Kelly es un abogado de lesiones personales experimentado que ayuda a sus clientes a recibir compensación por daños y heridas a causa de productos defectuosos, mala praxis médica, accidentes y otras causas.

Si usted ha recibido un implante de filtro de VCI, y usted ha experimentado cualquier molestia o alguno de los problemas citados anteriormente, usted puede tener derecho a ser compensado por daños. Estos incluyen: gastos médicos, gastos de hospital, pérdidas de salario, dolor físico, sufrimiento emocional y más. Recuerde que el estatuto de prescripción pasa, y su reclamo podría no ser válido si no se presenta a tiempo.

Si quiere saber más sobre como el Kelly Law Team lo puede ayudar en su casa de VCI, llámenos hoy al 602-283-4122 para una consulta gratuita.

Filtro VCI